Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística sobre preferencias y hábitos de navegación. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, pinche aquí .

Alta sensibilidad
Entiendo ahora que no soy un desastre sino una persona que siente profundamente en un mundo desordenado”
Glennon Doyle Melton

La Sensibilidad de Procesamiento Sensorial o Alta Sensibilidad es un rasgo estable de la personalidad con base neurológica que se da en torno a un 20% de la población (mujeres u hombres). Implica una mayor sensibilidad del sistema nervioso central y un procesamiento cognitivo más profundo ante los estímulos físicos, sociales y emocionales.

Representa un rasgo neutro, es decir, no es ni positivo ni negativo en sí mismo, o lo que es lo mismo, resulta positivo para unas cosas y negativo para otras. Sea como fuere, en ningún caso es un trastorno, sino una estrategia de supervivencia innata que coexiste en muchos humanos y en individuos de más de 100 especies animales. Esta diferente forma de respuesta a los estímulos ambientales, tiene como decimos, su correspondiente coste y beneficio evolutivamente hablando.

Hace ya 100 años el médico, psiquiatra y psicólogo Carl G. Jung planteó la característica de una sensibilidad innata en ciertas personas con sus particularidades asociadas, pero no ha sido hasta la década de los 90 cuando se comienza a profundizar en ello a partir del trabajo de la Doctora e investigadora en Psicología Elaine Aron .


Tras la aparición en 1997 de la primera escala capaz de medir el rasgo a manos de la Doctora Aron, los trabajos de investigación se van sucediendo, de manera que para el 2015, la Alta Sensibilidad ya se había documentado en diferentes niveles de estudio, incluida la psicología del comportamiento y el temperamento, la función cerebral y la sensibilización neuronal y la genética.

La Sensibilidad de Procesamiento Sensorial tiene implicaciones particulares en todos los ámbitos de la vida (trabajo, pareja, relaciones de amistad, hijos… e incluso salud) que requieren espacios de acompañamiento y avance especializado. Desde el ámbito profesional resulta de especial relevancia informar de su existencia tanto a las personas portadoras del rasgo como a la sociedad en su conjunto. Se debe dotar de su justo espacio a una realidad que lejos de tender a interpretarse en términos de pedante superioridad, corre siempre el riesgo de manejarse como una rareza en negativo.

Particularidades asociadas:

Hay cuatro pilares siempre presentes en la realidad general de l@s PAS. Hay que advertir que si en la persona no se dan los cuatro en su conjunto, podríamos hablar de una persona sensible pero probablemente no estaríamos hablando de este rasgo. Estos son:

1.Elevada percepción sensorial. Sensibilidad a los detalles y sutilezas

Se trata de la capacidad innata e involuntaria de percibir detalles y sutilezas que a la mayor parte de las personas se les escapan y esto implica cualquier cosa percibida por los sentidos. Pueden ser olores, sabores, texturas, sutiles cambios del entorno, además de por ejemplo cualquier variación del estado de ánimo en l@s demás. Implica una constante y gran cantidad de entrada de información.

Sirva como ejemplo de ello, un trocito del artículo de Rebeca Yanke para El Mundo:

“Como si estuviera lleno de vacío, el ejército de lo sensible lo recoge todo: lo bueno, lo malo, lo nimio, lo grave, lo que emana del panadero, del conductor del autobús, del vecino del cuarto y, cómo no, también lo que se desprende del entorno más cercano y de los escenarios en que las personas juegan: el ruido de la calle o el de ciertos lugares, los olores, las imágenes y lo que acontece en un nivel de percepción más profundo que aquel al que accede cualquiera . Si la sensibilidad -no confundir con vulnerabilidad- sirve para seguir siendo seres humanos, ¿para qué sirve y cómo se manifiesta la vivencia de quienes pasean el mundo en carne viva?”

 

2. Profundidad de procesamiento de la información recibida

Hace referencia a la necesidad de realizar constantes y profundos análisis de la información recibida. Implica relacionar constantemente una gran cantidad de ideas aparentemente inconexas entre sí. Se explora la situación de forma global a la vez que en detalle antes de actuar.

“Es como si resultara una especie de imperativo llegar a la mejor conclusión o decisión posible con la ingente cantidad de detalles que se manejan. No importa si hablamos de comprar la mejor barra de pan o de tomar una decisión de mucha trascendencia; el intento natural de llegar al mejor resultado es inevitable en ambos casos. Pareciere que fuera una cuestión de coherencia entre realidad, entorno y un@ mism@. Una especie de búsqueda de la excelencia, de buen uso de recursos propios o ajenos, de dotar de sentido a cada acto. Complejo e intenso, siempre intenso, y a veces… agotador” -io Desarrollo Personal

 

3. Sobreestimulación o saturación

A causa de las particularidades de su sistema nervioso, las personas altamente sensibles son más reactivas emocionalmente a los estímulos internos y externos. Este hecho unido a la enorme cantidad de información que reciben de forma constante, junto con la necesidad de procesarla en profundidad, producen a menudo una sobrecarga y una saturación importantes.

Son comunes los grandes momentos de introspección y la soledad buscada como medios de recarga ante la “sensación de vaciarse”.

4. Intensa emocionalidad y empatía

Gracias a la neurociencia y a la tecnología de la resonancia magnética funcional, hoy sabemos que en las personas con Sensibilidad de Procesamiento Sensorial o Alta sensibilidad, el hemisferio derecho registra una mayor actividad; sobre todo en la amígdala y el lóbulo frontal. En este hemisferio es donde está ubicada el área de las emociones, los sentimientos y la creatividad.

En estos estudios se ha comprobado que estas personas tienen una mayor empatía, lo que les facilita colocarse en la realidad de los otros. Se ha observado una mayor cantidad y actividad de sus neuronas espejo (las neuronas especializadas en captar, procesar e interpretar las emociones propias o ajenas). Así, una mayor facilidad para deducir lo que los demás piensan, sienten o hacen, es posible gracias a su activación.

 

TEST :

Si estos cuatro pilares son como un traje para tí te animamos a hacer el test preparado para el público adulto en general, establecido para centrar aún más esta posibilidad.

Realizar test

Comprendo que soy altamente sensible, ¿y ahora???

Afortunadamente, muchas personas viven esta realidad de forma armoniosa, sin embargo, si hay una sensación general que invade a las personas con alta sensibilidad es la de ser extrañas frente al grueso de la población, y aunque esto en sí mismo no es un problema, puede llegar a serlo cuando a causa de los estándares familiares y sociales, al mirar alrededor, la persona termina asociando e integrando su rasgo con variables negativas. La Dra. Aron se dio cuenta de que los individuos con estas características, particularmente aquellos con una falta de conocimiento y comprensión sobre ello, o aquellos a quienes la realidad que representa el rasgo se ha reprimido con dureza, a menudo sufren en áreas como la autoestima debido a un sentimiento constante de ser diferentes.

Tomar conciencia de un@ mism@ es siempre vital para que nuestras vidas sean todo lo plenas que puedan ser, pero en este caso resulta muy relevante porque a menudo el desconocimiento de esta particularidad genera en el día a día un contínuo desconcierto y la imposibilidad de protegernos cuando lo necesitamos, y a la inversa, tras darnos cuenta de su presencia en nosotr@s, por fin comienzan a encajar muchas de las piezas que hasta ese momento parecían no encontrar nunca su sitio.

Especial mención merece la atención que padres, madres y profesorado deben prestar a este posible rasgo en sus hij@s y alumn@s por la especial contribución que tienen en su desarrollo y futuro adulto.

Si te ves reflejad@ en dicha realidad y necesitas sumergirte en ella, como portadora y conocedora del rasgo en profundidad, te puedo acompañar para lograr comprenderlo, integrarlo, y avanzar junto a él en positivo, asumiéndolo como la parte indisoluble de tí mism@ que representa.

TU OBJETIVO ES MI OBJETIVO

Contacta conmigo