REFLEXIONO, VIEJA MESITA

Hoy, intentando darle una segunda vida a una vieja mesita querida por mí (como casi todo que me rodea) pensaba… ¿En qué momento dejamos de creer que éramos capaces de reparar y crear con nuestras manos?

¿En qué momento creímos que era mucho mejor tirar y reponer todas aquellas cosas que de forma fiel nos han servido cuando el paso del tiempo las mella?

¿En qué momento nos convencimos de que externalizar por sistema todas nuestras necesidades en lugar de medirnos con ellas era la mejor opción?

¿En qué momento perdimos ese poder?

TU OBJETIVO ES MI OBJETIVO

Contacta conmigo